Síguenos
  • Instagram
  • Youtube
  • Linkedin
  • RSS
0 elementos
Chile

Recientemente inició un contrato vigente desde abril de 2022 hasta octubre de 2024 para abastecer tanto a La Coipa como a Maricunga.

Kinross Chile opera 100 % con Energías Renovables no Convencionales suministradas por Enel

viernes 27 de mayo del 2022.- Kinross Chile está en una etapa de alto rendimiento por la reapertura de La Coipa con los dos proyectos que extendieron su vida útil. Por un lado, Fase 7, que promete tener actividad hasta el 2024, y por el otro Purén, Fase 2, que proyecta una producción hasta el 2026, lo que conlleva a la incesante necesidad de contar con energías que garanticen la continuidad operacional, y al mismo tiempo permita cumplir con una política social ligada a la minería responsable.

El vicepresidente y gerente general de Operaciones, Rolando Cubillos Bassaure, dijo que “con la eliminación de emanaciones de CO2, esta organización logrará bajar las emisiones de gases de efecto invernadero, lo cual es parte de nuestro compromiso corporativo”.

El impulsor de esta iniciativa fue Luis Muñoz Leal, gerente de Abastecimiento, quien explicó que Kinross Chile decidió incursionar en el uso de las Energías Renovables No Convencionales para el suministro general en sus faenas, a fin de contribuir de manera efectiva en su transformación hacia una organización más sustentable.

De acuerdo con los antecedentes que ofreció en abril de este año, La Coipa y Maricunga reemplazaron la energía eléctrica convencional por la energía renovable no convencional (solar fotovoltaica y eólica) inyectada por la empresa multinacional Enel a la subestación Carrera Pinto, perteneciente al Sistema Interconectado Central (SIC).

Enel firmó contrato con Kinross después de adjudicarse la licitación que abrió en 2020 cuando se anunció la reapertura de La Coipa y terminó en 2021, poco antes de que iniciaran las operaciones. El compromiso contempla un suministro continuo de 383.4 GWh por más de dos años desde abril de 2022 hasta octubre de 2024.

Anteriormente, este pacto estaba fijado con una empresa termoeléctrica que trabaja con combustibles fósiles. En ese sentido, y con el afán de desarrollar proyectos que protejan al medio ambiente y se alineen con las condiciones naturales del territorio, se tomó la decisión de cambiar de proveedor.

“Todos los trabajadores de Kinross tenemos como principio el cuidado, tanto de las personas como de su entorno, de modo que, con este contrato, damos un paso más a convertirnos en una compañía responsable con el medio ambiente y sustentable en sus procesos”, agregó Luis Muñoz Leal.

Lo primero que se consideró para adjudicar el proyecto es que se pudiera asegurar el suministro y lo segundo es que sí o sí, fuera con Energía Renovable No Convencional. Además, que la empresa contara con certificaciones internacionales que confirmarán la calidad de su servicio, lo que posicionó a Enel debido a que posee el International Renewable Energy Certificate Standard (I-RECS)

“Ese fue el foco de la estrategia. Hicimos el proceso competitivo de licitación y adjudicamos a la empresa Enel un contrato que ya comenzó y que es beneficioso para ambos. La ventaja es que logramos el objetivo: obtuvimos Energía Renovable No Convencional proveniente del sistema generación de energía solar y eólica. Y adicionalmente, el valor agregado de un certificado internacional para poder confirmar que efectivamente nuestra energía es limpia”, argumentó.

Desde que Kinross cambió de proveedor, el funcionamiento de La Coipa y Maricunga se ha mantenido en perfecto estado, según afirma el gerente de Abastecimiento. De hecho, el servicio es igual al anterior y en términos de calidad ha sido efectivo.


Share This
X
X