Síguenos
  • Instagram
  • Youtube
  • Linkedin
  • RSS
Chile

Hay mucho material para reutilizar y valorizar, y las faenas mineras pueden convertirse en un verdadero modelo de gestión.

Disal presenta innovadora gestión de residuos en las faenas mineras

viernes 31 de mayo del 2019.- Las faenas mineras generan miles de toneladas de residuos, principalmente derivados de su proceso productivo y quehacer industrial. También están aquellos que genera un campamento minero, cuya gestión es estratégica para el bienestar y salud de quienes allí trabajan.

En muchos casos, las faenas mineras son verdaderas mini-ciudades, y se hace evidente que una buena gestión de residuos impacta directamente en la calidad de vida de las personas que los habitan.

A raíz de lo anterior, «es fundamental que, desde su concepción, un proyecto minero no pierda de vista aspectos de sostenibilidad y dedique esfuerzos para que el manejo de residuos no sólo cumpla a cabalidad con la normativa vigente, sino que también esté en sintonía con los estándares técnicos y ambientales del mismo proyecto», explica Andrés Jensen, gerente Corporativo de Sostenibilidad de Disal, empresa especialista en soluciones ambientales para la gran minería.

Este desafío ha ido cobrando gran importancia en la industria minera y un factor de éxito ha sido la generación de espacios de innovación con los residuos que se generan. A juicio de Jensen, el potencial de la minería para sumarse a la valorización de residuos es inmenso. «Por ejemplo, los residuos de casino, que son en su mayoría orgánicos, pueden tratarse en base a tecnologías de compostaje e incluso de valorización energética. Por otra parte, con una eficiente segregación en origen y clasificación, los residuos inorgánicos como plásticos, papeles, madera, chatarra, caucho, cartones, aluminio y metales, pueden destinarse al mercado del reciclaje», agrega.

En cuanto a beneficios, el Gerente de Disal destaca la posibilidad de hacer a los trabajadores partícipes del manejo sostenible de los residuos y de transformar este modelo en una fuente de iniciativas de valor compartido con las comunidades donde los proyectos se insertan. «Además, una serie de instrumentos e incentivos que apuntan en esa dirección están en pleno desarrollo, como la nueva Ley de Fomento al Reciclaje y Responsabilidad Extendida del Productor, que sin duda va a generar las condiciones económicas para una gestión sostenible de residuos”», concluye.


Disal

Share This
X