Síguenos
  • Instagram
  • Youtube
  • Linkedin
  • RSS
Chile

Nicolás Rivera asumió la gerencia general de Chuquicamata en lugar del ahora vicepresidente de Operaciones Centro-Sur, Mauricio Barraza.

martes 10 de septiembre del 2019.- Nicolás Rivera asumió la gerencia general de Chuquicamata el pasado 2 de septiembre en lugar del ahora vicepresidente de Operaciones Centro-Sur, Mauricio Barraza, y en su primera semana ya se ha reunido con los equipos de trabajo y liderado encuentros con la supervisión.

El ejecutivo e ingeniero civil industrial y de minas e inició su carrera en Codelco en 2006. Se reintegró a la empresa en 2013, hasta ascender a gerente general de división El Teniente, cargo que ocupaba antes de asumir en Chuquicamata.

-¿Cómo ha sido la recepción de Chuquicamata en estas primeras semanas?

– Excelente. He tenido la oportunidad de reunirme con los distintos equipos de trabajo y me han brindado una muy buena recepción que agradezco sinceramente. Espero durante las próximas semanas estar junto a las trabajadoras y trabajadores en terreno, para conocer en detalle las operaciones y procesos y tener un contacto directo con nuestra gente.

-¿En estos primero días Cómo ve la división?

– Antes de mi llegada revisé la información respecto a los resultados de nuestro negocio en los últimos años y tuve la posibilidad de conversar con Mauricio Barraza, con quien compartimos visiones y desafíos.

Hoy estamos en una condición compleja, puesto que en materia de producción para 2019 estamos bajo lo programado. En Chuquicamata es urgente que cumplamos nuestras metas y aseguremos los excedentes para Chile, que es nuestro propósito final como negocio minero y que siempre debemos tener presente.

-¿Cuáles son los pilares de su gestión para alcanzar las metas y desafíos?

-El punto de partida es la seguridad. Debemos desarrollar nuestras tareas sin accidentes y con la plena convicción que las metas se deben lograr teniendo como pilares el pleno respeto a la vida de las personas y a nuestro entorno. Es fundamental que Chuquicamata recupere la disciplina operacional, entendida como el control efectivo de todas las variables de las operaciones y procesos, asegurando hacer bien la pega en tiempo, costos y calidad.

-¿Y los desafíos para el mediano y largo plazo?

-La respuesta es simple: Debemos asegurar la sobrevivencia de Chuquicamata. Si no eliminamos las prácticas obsoletas y cambiamos nuestra forma de gestionar el negocio, estamos poniendo en riesgo real el futuro de esta división.

-¿Cuál es su visión de la Transformación en Chuquicamata?

-Sin lugar a dudas Chuquicamata ha sido una de las divisiones reconocidas y emblemáticas por impulsar el proceso de transformación que vive Codelco. Hoy el desafío inmediato es profundizar y acelerar los cambios y materializarlos rápidamente en conductas y prácticas que hagan que Chuquicamata recupere el rumbo de la competitividad. No podemos volver ni quedarnos atrás, porque Chile lo requiere y como trabajadoras y trabajadores, establecimos un compromiso de rentabilizar al máximo este negocio.

La transformación significa asegurar nuestro negocio y por ende brindar oportunidades de fuentes laborales para quienes estén interesados en subirse a este carro que ya partió.

-¿Cuál será su impronta en el desarrollo de la mina subterránea y de los procesos?

-Chuquicamata subterránea ya es una mina. Y como una unidad de negocio de esta división, es nuestro deber obtener la mayor rentabilidad de la gigantesca inversión que se realizó. Es una fuente de trabajo y una oportunidad para quienes deseen tomarla, pero necesariamente requiere de personas que tengan una nueva forma de ver la minería en base a la seguridad, la excelencia, adaptación a los cambios, aprendizaje y la polifuncionalidad.

Lo mismo aplica para todas la unidades de negocio «aguas abajo, porque los rediseños deben concretarse para hacer más productivos los procesos. En otros casos, hay servicios y áreas que deben cerrar, porque sus costos son altos y el mercado ofrece una mejor alternativa y es nuestra responsabilidad identificar esas oportunidades y tomarlas.

De nada sirve que un área logre sus metas y solo «empate en la suma y resta en los costos y sus resultados. Eso no es válido como respuesta para quienes han depositado la confianza en este equipo.

-¿Y la relación con la gente?

-Yo creo en el diálogo respetuoso en la forma y el lugar que corresponde para solucionar diferencias y promover los cambios que requiere nuestro negocio, ejerciendo y respetando el rol que a cada uno le corresponde.

Ya habrá espacio para conocer a la gente y para dialogar en terreno, que es el mejor lugar para recoger la experiencia de nuestra gente y compartir los desafíos.

Lo mismo para relacionarnos con nuestras comunidades, autoridades y grupos de interés externos, con quienes también debemos fortalecer las relaciones de confianza.

-¿Cuál es su mensaje a los integrantes de la división en el inicio de su gestión?

-Estoy muy orgulloso de liderar esta emblemática división y quiero invitarlas e invitarlos a recorrer juntos este camino. En Chuquicamata deben estar las y los mejores para que nuestra división vuelva a ser competitiva.


El Mercurio de Calama

Share This
X