Skip to end of metadata
Go to start of metadata
Jaime Retamal, director de la Escuela de Ingeniería de Duoc UC

duoc-de-uc-ingenieria

El Consejo de Competencias Mineras liberó su 4º Estudio de Fuerza Laboral (2015-2024). Contra todas las informaciones presentadas en los medios y el imaginario instalado en las personas, identificó una importante brecha en términos de capital humano: son 30 mil personas, en su mayoría técnicos profesionales (TP), que el país no tiene y que requiere con urgencia para poder seguir avanzando en su desarrollo. Además, si esas personas llegan a esta industria suficientemente formadas para aprovechar la tecnología disponible, la productividad aumentará y se despertarán otros proyectos que llamarán a otras miles de personas.

Esta realidad que vive la minería, también se da en otras industrias. Es decir, necesitan personas competentes que hoy no están. La sola necesidad de personas no hará que ellas aparezcan o se formen en este tipo de educación. Si bien el 51% de las personas que se matriculan en la educación superior (ES) lo hacen en Educación Técnico Profesional (ETP), aún hay desafíos pendientes.

¿Cómo seguimos fortaleciendo su valoración social?, ¿cómo hacemos que la formación sea y se perciba de calidad? y ¿cómo trasmitimos a los jóvenes que vale la pena seguir esta ruta para alcanzar sus sueños? En Duoc UC hemos entendido que el esfuerzo debe concentrarse en ofrecer una educación integral y flexible con altos niveles de empleabilidad y posibilidades de movilidad. Específicamente, en la escuela de Ingeniera,  esta orientación se ha traducido en elementos tales como: la oferta de esquemas de reconocimiento de competencias adquiridas previamente (colegios TP, otras instituciones de ESTP y/o experiencia laboral), para poder hacer más eficiente, para la persona y el país, la obtención de títulos de nivel superior; programas de estudio construidos para asegurar pertinencia con la industria, coherencia con las políticas públicas y sintonía con los jóvenes, tanto a  nivel de sus expectativas como de su forma de aprender, para lo cual se desarrolla permanentemente un plan relacional de alcance regional y nacional; y finalmente estudios a nivel cualitativo de los mercados laborales relevantes para entender adecuadamente las señales cuantitativas y proveer mejor información al medio productivo, tanto entre los agentes tecnológicos como muy especialmente entre los agentes reclutadores.

El mensaje para estos últimos es que conozcan la ETP, cómo se forman las personas que estudian en ella, cuáles son sus ventajas tecnológicas y actitudinales que pueden poner al servicio de la productividad, del ambiente laboral y del desarrollo de las empresas, los sectores y de todo el país. Aquí hay una enorme riqueza, que el país dice necesitar pero que ahora que ya está disponible, aún no se atreve a conocer.

Jaime Retamal, director de la Escuela de Ingeniería de Duoc UC

Portal Minero