Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Entre sus pasatiempos destacan la práctica del rugby, jeepear y componer música.

juan-humano-aprimin-carlos-lado-olivares

Miércoles 07 de Marzo de 2018.- “Soy lo que soy y no lo que quieren que sea, pero está en mi ser mejor cada día”. Con esta frase damos inicio a un nuevo perfil Lado Humano en Portal Minero.

Estas palabras pertenecen al director ejecutivo de la Asociación de Proveedores Industriales de la Minería (Aprimin), Juan Carlos Olivares, al responder a una inquietud nuestra: ¿cómo se definiría?

No fue fácil poder conseguir un momento para conversar con este periodista titulado de la Universidad Católica, quien se desempeñó durante ochos años como gerente general de Aprimin, antes de asumir en diciembre pasado su actual puesto como Director Ejecutivo de la entidad que fue creada en diciembre de 2003.

Los inicios de Juan Carlos Olivares están estrechamente relacionados con la minería, pues nació en Potrerillos, localidad minera por excelencia. Un lugar desconocido para muchos como él mismo señala. “Incluso hay gente del ámbito minero que no la conoce”, nos relata y agrega que “cuando nazco no estaba construida la ciudad de El Salvador, pero si existía el hospital de Potrerillos por eso mi madre me tuvo allá”.

Desde ese momento se podría decir que nació su vínculo con la minería. Su padre trabajó 46 años en Codelco y su madre 38 años. En tanto, su abuelo fue uno de los primeros gerentes que hubo en la minería chilena trabajando en la entonces  Andes Copper Mining. Por esta razón, es que este ejecutivo sostiene con una sonrisa que “lleva el cobre en la sangre”.

Retrocediendo unos años, vamos conociendo un poco más de la trayectoria de este ejecutivo, casado con una educadora de párvulos y padre de tres hijos. Uno de 37 y dos pequeños de 13 y 10 años respectivamente.  Como periodista su recorrido incluye pasos por el área de prensa de TVN, pero rápidamente se fue acercando hacia el área de Marketing. Es ahí donde llegó a J. Walter Thompson, una de las agencias de publicidad más grandes del mundo y donde asegura: “Fue aquí donde me formé”. “Tuve un jefe que probablemente vio cosas en mí y me formó en management”, añade.

Desde ahí, Juan Carlos Olivares ha ido consolidando una larga carrera en el área del marketing que lo ha tenido como gerente de marketing de empresas como Toyota, Bank Boston, Fluor y Amec. “Hasta que gente del ámbito minero me busca para ofrecerme el cargo de gerente general de Aprimin, eso fue hace 8 años y aquí estoy”.

Pero no todo es trabajo y como lo que nos motiva es conocer su lado B, Juan Carlos Olivares acepta rápidamente nuestro desafío y se da el tiempo de contarnos una de las actividades que realiza desde hace muchos años, el rugby. “Hasta hace unos tres años jugaba un partido de vez en cuando, pero por temas de tiempo lo he dejado de lado”, sostiene. Aunque nos recalca que aún mantiene el círculo de amigos del rugby.

Dentro de la serie de actividades extra programáticas que él realiza está el tenis, pero si hay una que lo ha marcado en su vida es jeepear.

“Tengo 25 carreras de rally de Atacama en el cuerpo y soy uno de los más antiguos que hay y con mi hijo mayor partí jeepeando cuándo tenía 7 años, o sea, él tiene 30 años jeepeando también”, nos cuenta, denotando un grado de emoción al recordar.

“Estuvimos 25 años viajando cada año a jeepear al norte y nos quedábamos una semana o una semana y media, y después nos veníamos haciendo rutas propias, avanzando por la costa de Copiapó, nos conocemos todas esas zonas del norte del país”, puntualiza.

Pero su relato no termina ahí y nos aclara que durante los últimos años “lo hemos ido dejando un poco de lado por temas profesionales pero yo diría que en esa actividad, la mayoría somos puros viejos mineros” y destaca una particularidad. “Se trabaja mucho en equipo, en armonía, en comunidad, de no ser así estamos perdidos, porque transitamos por zonas que son pleno desierto donde estamos a kilómetros de la nada misma”, detalla Olivares.

El gusto por la música

Avanzando en la conversación con Juan Carlos, surge una increíble veta artística. “Me gusta componer música”, se adelanta en contarnos.

Y al ser consultado sobre su inspiración para componer, asevera: “Uno compone temas desde el corazón, de amor, pero también tengo unas cantatas que en el fondo hablan de algunos hitos históricos indígenas”.

Se define musicalmente como un estudioso de lo que son las culturas precolombinas y las culturas nativas.

“Tengo una cantata al mundo de Arauco, otra que se llama cantata al Viracocha y varias cantatas que tienen que ver con Latinoamérica. Compongo canciones infantiles, tengo 4 o 5. En total debo tener compuestas unas 100 canciones”, nos comenta.

Su proyección

Al ser consultado sobre cómo se proyecta en unos años más, nos responde. “Me veo ojalá componiendo y terminando muchas cosas que tengo inconclusas. Me gusta escribir poesía también. Pero apunto a publicar algo relacionado con estudios que he realizado y que en algún momento pienso amalgamar y darle forma”.

“No tengo una fecha ni un plazo definido. Será en algunos años más me imagino muy a pesar mío, porque aún no tengo en mis planes dejar de trabajar en el corto plazo. Me apasiona lo que hago y siento que tengo mucho más por dar”, finaliza.

Portal Minero

Portal Minero