Chile

Luego de toda una vida vinculado a la minería en distintos cargos y compañías, actualmente, Valentín tiene dos consultas –en Viña del Mar y Valparaíso- donde aplica sus conocimientos sobre medicina china y quiropráctica “con muy buenos resultados en mis pacientes”, sostiene.

mineria-china-medicina-valentin-daniels-ladohumano

Miércoles 08 de Agosto de 2018.- Como un tipo leal, amigo de sus amigos y muy protector se define Valentín Daniels, Ingeniero Civil de Minas de la Universidad de Chile y con una amplia trayectoria en el sector minero. Además, es Terapeuta en Medicina Tradicional China y Quiropráctico.

Valentín nació en Santiago y durante varios años de su adolescencia vivió en la ciudad de La Serena.

Desde su juventud su vida estuvo fuertemente ligada a la minería. Tras titularse como  Ingeniero Civil de Minas en 1967, comenzó su trayectoria en el sector como ingeniero en diversas compañías como en Minas Huantemé y Sositas, Minera Santa Bárbara, para después arribar a la División El Teniente de Codelco, donde trabajó por 20 años. En la Estatal, comenzó en el área de la ingeniera industrial, pasando por la ingeniería de desarrollo hasta llegar a la informática.

A fines de la década de los 80, fue nombrado Gerente de Codelco France -filial de Codelco en Francia- donde permaneció por tres años. Luego, fue secretario general durante ochos años del grupo Internacional de Estudios Sobre el Cobre, organismo internacional creado por la ONU.

“Tras esos ochos años, regresé a Chile y me dediqué a hacer clases durante varios años en distintas universidades en cátedras vinculadas a los mercados financieros y mercados futuros”, nos relata Valentín Daniels.


Posterior a eso, ha continuado su vida profesional realizando diversas asesorías en distintas entidades, sin desligarse jamás de la minería, pero desde hace siete años, dichas actividades las ha comenzado a complementar con su nueva pasión. La medicina tradicional china y la quiropráctica.

De esto y mucho más nos cuenta Valentín Daniels, en esta nueva versión de Lado Humano.

Medicina china: Sus inicios y la actualidad

Al ser consultado sobre cómo tomó conocimiento de esta disciplina y desde cuando empezó a estudiarla, Valentín nos cuenta que llegó gracias a la recomendación de un amigo “llevo siete años en esta disciplina, entre a la Escuela Latinoamericana de Medicina China, ahí estuve 4 años. Rendí mis exámenes ante el Ministerio de Salud, hice mi práctica clínica de 600 horas y finalmente logré titularme y ser certificado por el Ministerio de Salud”.

“Así que ahora ejerzo la medicina china y ha sido fabuloso, es fascinante. Es muy efectiva en el sentido de que hasta hoy, te podría decir que no existe un paciente mío que no haya tenido mejoría”, destaca.

En su relato Valentín se encarga de explicar algo relevante en el ámbito de esta disciplina que lo apasiona.

“Vemos al ser humano como un ente integral, holístico, mente, cuerpo y espíritu. Cuando hablamos de mente, cuerpo y espíritu no es nada esotérico”. Y añade que “la gran gracia de la medicina china es que no medicamenta, entonces toda la gente que ha estado su vida medicándose y ya se aburrió llega a mi consulta”.

En la actualidad, tiene dos consultas, una en la Clínica Recreo en Viña del Mar y otra en el Cerro Barón en Valparaíso.

La quiropráctica

“En medio de mis estudios de medicina china, me encontré con el estudio de la quiropráctica, que es una técnica manual de fisioterapia”, nos responde de entrada.

Valentín ejerce desde hace cuatro años la quiropráctica, disciplina que se centra en el diagnóstico y tratamiento de los trastornos mecánicos del sistema musculo esquelético.

En este sentido, aclara que “esto no es medicina china, es biomecánica y es tremendamente efectivo para los distintos dolores corporales. Me satisface mucho ver como mis pacientes evolucionan y van dejando atrás sus problemas”, señala.

Su familia

Casado por segunda vez, lleva 29 años de matrimonio. Valentín es padre de cuatro hijos –de su primer matrimonio- y su señora tiene tres. “No tenemos hijos en común”, precisa.

Asimismo confiesa: “Tenemos 24 nietos, mi señora aporta 8 y yo aporto 16”.

En su vida familiar se declara un hombre tremendamente feliz en estos 29 años junto a su esposa. Ella es psicóloga y cuenta con una historia muy particular.

Es una de las dos “abuelas voladoras” como se les denominó por eso años (2004). Ambas pilotos cruzaron el océano Atlántico en un pequeño avión monomotor en un largo viaje donde recorrieron 31 mil kilómetros durante 150 horas de vuelo.

Meta por cumplir

Respecto a si le queda alguna meta por cumplir, Valentín Daniels, subraya que “le gustaría seguir trabajando en la medicina china hasta los 200 años y ser siempre exitoso en cuanto a que los pacientes realmente se vayan mejorando, estén contentos y se sientan bien tratados”.

“Esas son mis metas, ya no tengo más”, finaliza.

Portal Minero

Portal Minero
Your Rating: Results: PatheticBadOKGoodOutstanding! 0 rates