Chile

El también gerente de Nuevos Negocios y Desarrollo de la empresa Tersainox, se declara un enamorado de su viña, pasión que disfruta junto a su familia y amigos. A esto se suma la práctica de esquí en Farellones y la navegación en Caldera.

humano-costa-andres-minnovex-lado-tersainox

Miércoles 11 de Julio de 2018.- Pese a haber nacido y permanecido durante sus primeros años de vida en la ciudad de Concepción, Andrés Costa, gerente de Nuevos Negocios y Desarrollo de Tersainox, y recién asumido presidente de la asociación de proveedores, Minnovex, se declara “un calderino de tomo y lomo”.

Andrés, es el menor de cinco hermanos, arribó en 1974 a la localidad de Caldera junto a su madre, dentista y su padre, un pequeño emprendedor que fundó, ente otros negocios, el astillero Maestranzas Navales.

“Nuestros padres nos inculcaron el amor por el desierto, por la vida tranquila, por observar la belleza en donde la gran mayoría no la ve, por eso nos gusta y nos sentimos toda la familia, enamorados de Caldera”, confiesa.

Su camino profesional lo inició en Industrias Cardoen donde trabaja en los primeros equipos de acero inoxidable construidos en el país, más específicamente, estanques para las viñas. Luego de uno años y en compañía de su hermano David, fundan en 1993 Tersainox, enfocados inicialmente en un 100% en la industria vitivinícola.

Con el paso de los años, sus perspectivas se fueron ampliando hacia otros mercados, entre ellos la minería, con la construcción de estanques para el transporte de ácido sulfúrico y el nitrato de amonio.

Junto con su labor en Tersainox, Andrés preside la Asociación Gremial de Empresas para la Innovación y la Exportación de Productos (Minnovex), entidad que nace con el propósito de generar la conciencia de que la industria minera necesita generar competitividad a través de la innovación y la asociatividad.

Este y otros temas más ligados a su intimidad, su familia y su quehacer en los tiempos libres, abordamos junto Andrés quien nos recibió en las oficinas de Tersainox en la comuna de Lampa.

A poco de iniciar nuestra conversación, este ingeniero naval electrónico, casado y padre de cuatro hijos, nos deja saber una de sus mayores pasiones. Su Viña llamada “Rukumilla”, cuyo emprendimiento está ubicado dentro de las ¾ de hectáreas que posee en la localidad de Lonquén, en la comuna de Talagante, donde comparte su casa familiar junto a cientos de plantaciones de parras, bodegas y barricas donde guarda sus vinos.

Nace una pasión

Viña Rukumilla nace con la primera plantación el año 2000 y cuya primera cosecha fue el 2004. Es un ensamblaje de Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Malbec y Syrah.


Nos explica que solo producen 1.500 botellas por año. “La idea es hacer un producto muy especial. Son hechos con uva orgánica, no tiene agroquímicos y no son intervenidos con otros productos en su elaboración”.

“Rukumilla” surge con el objetivo de cumplir un sueño y compartir una pasión familiar. “Yo partí con este tema del vino, soy un enamorado del vino, me encanta y lo disfruto con mi familia y amigos” y añade, esbozando una sonrisa, que “cuando hacemos la vendimia, es el mejor día del año”.


“En mi vida, mis gustos me los doy en la bodega. Prefiero no cambiar la camioneta, pero si comprar más barricas para guardar mis vinos”, señala.

Actualmente, sus vinos se comercializan en algunos restaurantes y hoteles. Además, tiene un distribuidor en Antofagasta. Junto con esto, realizan turismo rural en su casa de Lonquén, donde llegan un gran número de personas a conocer la viña. De todo lo concerniente al área comercial, se encarga su esposa, Angélica, su “gran apoyo”.

MOVI

Andrés Costa es uno de los miembros fundadores del Movimiento de Viñateros Independientes (MOVI). Asociación con diez años de existencia y que aglutina a alrededor de 35 pequeños viñateros a lo largo del país, los cuales elaboran sus propios vinos de calidad reconocida en Chile y en el extranjero.


El concepto de MOVI es de un trabajo colaborativo en cuanto a la capacidad de trabajo, no en el nivel de ventas, ya que se caracterizan por realizar pequeñas producciones.

Otros pasatiempos

Junto a su pasión por los vinos, Andrés nos transmite su gusto el esquí, donde aprovecha la temporada invernal para irse algunos días en compañía de la familia hasta su refugió en Farellones y practicarlo.
“Valoramos demasiado la tranquilidad que entrega Farellones. Ahí nos desconectamos por un momento de la rutina diaria y qué mejor que junto a la familia”, recalca.

Otra de sus pasiones es navegar. “En Caldera tenemos un bote de 35 pies. Ahí mis hijos también me acompañan a navegar, siempre navegamos en familia, somos muy aclanados”, afirma.

“Mi pasión por la navegación viene de mi padre, además que tres de los hermanos pasamos por la Escuela Naval, pero yo fui el único Oficial de Marina”.

“Nuestro yate se llama Chirano, es un Pilot del año 1965 y es un clásico, cargado de muchas de nuestras historias familiares”, finaliza.

Portal Minero

Portal Minero
Your Rating: Results: PatheticBadOKGoodOutstanding! 0 rates