Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Parte del contrato que mantienen las empresas desde 2012, establece que la estatal tiene derecho a veto en algunas decisiones que impulse la firma anglo sudafricana

Viernes 19 de Diciembre de 2014.- Una serie de reuniones y negociaciones se estarían dando en Londres durante estos días, producto de la venta de activos no estratégicos que está haciendo la minera Anglo American en Chile.

Más que una oferta, las tratativas se estarían dando con Codelco.

Tras conocerse en julio pasado la intención de la anglo sudafricana de desprenderse de la mina El Soldado y la fundición Chagres, durante las últimas semanas la estatal habría intervenido para proteger sus derechos en esta transacción.

Esto, porque ambas unidades forman parte de Anglo American Sur, empresa que también posee Los Bronces y donde la corporación mantiene el 29,5% de la propiedad en un joint venture con la japonesa Mitsui.

Fuentes del mercado, explican que esto proviene del contrato firmado en 2012, cuando Codelco logró ejercer parte de la opción preferente que tenía para adquirir Anglo American Sur.

El documento, que fue sellado bajo la administración de Thomas Keller, estableció una serie de derechos políticos para la estatal, entre los cuales figura el poder de veto en materias importantes que impulse la firma controladora, pese a su bajo peso relativo en la propiedad.

Uno de los procedimientos en los que la firma internacional necesita el apoyo de Codelco es justamente la enajenación de activos.

Por eso, en estos días se estaría trabajando para establecer un marco para este proceso de venta donde todos estén de acuerdo. Codelco, en su calidad de accionista, recibirá parte de la utilidad que se genere en este negocio.

Hace unos días, en una conferencia con inversionistas, Anglo American dijo que esta parte de su operación estaba siendo consultada con las principales partes interesadas. Consultada la extranjera por estos encuentros con Codelco, señaló que no comentaban reuniones específicas y que la estatal estaba al tanto de sus intenciones.

En la industria explican que El Soldado, una de las pocas faenas ubicadas en la cordillera de la costa, es un activo que no presenta mayor utilidad para Anglo American Sur, sino que más bien distrae del foco que es Los Bronces.

La fundición Chagres tiene más importancia, por su rol estratégico al producir cátodos y porque, además, genera un poco de rentabilidad al negocio, sin embargo tampoco es gravitante.

En 2013, Anglo American Sur en su conjunto tuvo ingresos por USD 3.300 millones y utilidades por US$ 880 millones. La mayor parte proviene de Los Bronces. De las 467 mil toneladas de cobre que se produjeron el año pasado, sólo 51 mil provinieron de El Soldado.

Nuevo tipo de actor minero

La enajenación de operaciones como la que proyectan compañías como Anglo American o Antofagasta Minerals, con su mina Michilla, o como recientemente sucedió con Freeport, que se desprendió de Candelaria, abren la opción para el arribo al concierto local de actores internacionales de la mediana minería.

En la industria comentan que hasta ahora en el país se han conocido cuatro tipos de empresas mineras: la estatal Codelco, las pequeñas y medianas de origen local, como podrían ser AMSA o Pucobre, y las grandes operadoras internacionales, que se suman a las denominadas juniors, cuyo negocio es la exploración y venta de yacimientos.

Sin embargo, hay quienes alertan sobre los desafíos regulatorios y operacionales que plantea la llegada de este otro tipo de empresas mineras.

Directorio aprueba USD 3.306 millones para la construcción de Chuquicamata Subterránea

El directorio de Codelco aprobó una histórica inversión para la construcción de uno de los proyectos estructurales más importantes para la corporación: Chuquicamata Subterránea.

El presidente ejecutivo de la corporación, Nelson Pizarro, explicó ayer que el directorio de la estatal aprobó destinar US$ 3.306 millones para esta iniciativa, que se suman a los US$ 894 millones ejecutados en las obras tempranas.

El ejecutivo explicó que la auditoría de los proyectos estructurales determinó que Chuqui Subterránea no tiene fallas fatales en su diseño y está en línea con su ruta crítica, además que es el mejor de los proyectos de las divisiones del norte.

Pizarro destacó que éste es un yacimiento extraordinario, que cuando comience a operar la mina subterránea producirá del orden de 320 mil toneladas de cobre y 15 mil toneladas de molibdeno. Se espera que esta unidad, y por lo tanto el fin de la mina a cielo abierto, se concrete en 2019.

Una de las ventajas de la transición, es que permitirá una baja sustancial en el cash cost de la operación, desde 141 centavos de dólar la libra a 97. "Esto hace viable Chuquicamata durante 40 años", dijo Pizarro.

Además, durante la etapa de construcción se necesitarán 6.000 trabajadores directos y 18.000 indirectos.

Pizarro informó también que coincidió con el directorio en que, de forma complementaria a los planes de retiro y egreso que formen parte de la gestión del proyecto, se debe trabajar en el diseño e implementación de un plan de reconversión y reubicación de trabajadores de esta división.

Esto -dijo- busca conciliar, dentro de lo posible, los requerimientos laborales del proyecto y cuidar las competencias de sus trabajadores.

Diario Financiero

Portal Minero