Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

El ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, fue el principal expositor del seminario "Antofagasta es Chile: colaboración para la inversión y el crecimiento".

Viernes 13 de Enero de 2017.- La minería chilena está enfrentando grandes desafíos. Uno de los más importantes es fortalecer su relación con las comunidades y ampliar su efecto hacia áreas como la investigación y desarrollo y la innovación.

Así lo aseguró el ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, quien fue el principal expositor del seminario "Antofagasta es Chile: colaboración para la inversión y el crecimiento", organizado por Alianza Valor Minero y 'El Mercurio de Antofagasta'.

Junto a él, participaron de una mesa de conversación el sacerdote jesuita Felipe Berríos; Andrés Morán, gerente de Asuntos Públicos de Antofagasta Minerals; Claudio Seebach, vicepresidente ejecutivo de la Asociación de Generadoras; y Álvaro García, presidente de Alianza Valor Minero.

Esta última organización es una iniciativa gubernamental que tuvo su origen en 2013 y que busca generar alianzas público-privadas para avanzar hacia otro estilo de crecimiento virtuoso, sostenible e inclusivo.

También contempla un presupuesto de $915 millones por parte del Fondo de Inversión Estratégica (FIE) del Ministerio de Economía, más otros $482 millones de aporte privado.
Al encuentro además asistió la ministra de Minería, Aurora Williams.

En el diagnóstico que dio origen a Valor Minero ¿Qué tipo de carencias, deficiencias o brechas encontraron?

-Todos partimos de la base que Chile es un país que ha logrado desarrollar la minería de manera importante, pero como todo proceso de desarrollo, enfrenta distintos tipos de desafíos en distintas etapas. Hoy la minería en Chile está preocupada de cómo transformarse en un sector más productivo, como generar mayor grado de conexión con los distintos actores y encadenamientos productivos con los cuales ella se relaciona, y también fortalecer la relación con las comunidades.

En la primera dimensión, tenemos que ser capaces de agregar una base tecnológica significativa a la industria y eso está en estrecha relación con lo que son los requerimientos de la misma minería.
En las zonas mineras siempre se cuestiona el aporte que hace la industria, ¿qué puede hacerse desde el sector público para mejorar esa situación?

-Se pueden hacer múltiples cosas. Por ejemplo, en el desarrollo de la cadena de proveedores de la minería, estamos hablando de pequeñas y medianas empresas que generan empleo y tienen un impacto significativo sobre las comunidades y por lo tanto, en la medida que logremos que éstos se transformen en proveedores de clase mundial que exporten cifras significativas como los US$4.000 millones a que estamos apuntando a 10 o 15 años, estamos generando un sector productivo que tendrá un efecto multiplicador sobre el territorio muy importante. Ahí hay una forma.

¿Qué rol jugará en este escenario el proyecto Prodiálogo presentado hoy (ayer)?

-Será una tremenda herramienta. Cuando distintos grupos se sientan a dialogar sobre la base de cierta información, ésta debe ser creíble para que todos se sientan tranquilos. Si esa información es proporcionada por una parte, es posible que existan desconfianzas de otra parte, por lo tanto una instancia que permita generar esa mesa con información o un "arbitraje" que vaya más allá de los distintos actores aportará a construir confianza.

¿Qué tan importante es la "confianza" al momento de decidir inversiones?

-En esa materia lo mejor es hablar con los hechos y estos son muy claros. Por ejemplo, en minería -un sector clave para el futuro de nuestro país- queremos pasar de producir 5,5 millones de toneladas de cobre a 7,5 millones, queremos tener 250 proveedores de clase mundial que exporten US$4.000 millones anuales, que las faenas mineras en Chile estén en los primeros cuartiles de costos y hacer la investigación y desarrollo que corresponda para lograr sustentabilidad en materia de relaves.

Esos son compromisos muy claros como sector público, entonces, yo también miraría aquellas señales que son muy claras respecto de la necesidad de tener más inversión privada, pero también de tener un sector minero que logre amplificar su efecto no sólo cuando el precio esté bueno, sino también en materia de investigación y desarrollo y encadenamiento productivo. Eso lo hemos hecho en distintos sectores de la economía.

¿Confianza y reglas claras son sinónimos?

-Cuando hablamos de confianza y reglas claras yo saco a colación un dato: la inversión extranjera en Chile en 2015 llegó a US$20.000 millones, muy por sobre el promedio de los últimos 15 años que llega a los US$14.000 millones.

Cuando llegan inversionistas extranjeros a Chile destacan la seriedad de nuestro país, y vienen con inversiones de largo plazo porque aquí encuentran reglas claras, lo cual también se refleja en todos los rankings internacionales respecto de la solidez de nuestras instituciones.

Organizaciones empresariales miran con desconfianza el año electoral, que puede prestarse para iniciativas populistas...

-Éste gobierno llevó adelante un grupo de reformas que creemos fundamental para generar mejores condiciones de vida a todos los ciudadanos. Hemos dicho de manera muy clara que tenemos que ser capaces de estimular mayores niveles de crecimiento en nuestra economía porque tiene las condiciones para crecer más y en esa línea el ministro Valdés ha sido muy claro. Creo que más allá de estar discutiendo potenciales proyectos, lo que existe de parte del gobierno es un compromiso muy claro por mantener una economía sana, seria y con una mirada de mediano y largo plazo.

El ministro Valdés reconoció que no sólo la minería está creciendo bajo su potencial, sino también varios otros sectores ¿Qué está haciendo el gobierno en el corto plazo para estimularlos?

-Estamos implementando una agenda muy importante en materia de productividad -con proyectos de ley que hemos enviado al Congreso-, fortaleciendo la inversión pública y en concesiones, en materia energética estamos teniendo desarrollos muy importantes que generan mejores condiciones de competitividad en muchos sectores, los precios actuales son muy inferiores a los pronosticados. Tenemos que elevar los niveles de confianza en nuestra economía, pero es importante señalar que los niveles de confianza no sólo son entre el gobierno y los empresarios, sino también entre las empresas y los consumidores. Cuando tenemos casos de colusión como los que se han detectado, eso afecta la confianza de los ciudadanos respecto del funcionamiento de nuestra economía.

¿El modelo del acuerdo entre Corfo y Rockwood podría replicarse en la minería metálica?

-Ahí generamos un estándar muy claro para el desarrollo productivo. Estamos trabajando en todos los sectores con la lógica de incorporar valor e innovación en los procesos donde tenemos ventajas comparativas.

El Mercurio de Antofagasta

Portal Minero