Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

La participación de la fuerza laboral femenina en minería es de un 7,5% cifra que está por debajo de países mineros como Australia y Canadá. Los principales obstáculos, desafíos y una mirada a la industria minera entrega un grupo de mujeres ligadas al sector.

mineria-mujer

Martes 08 de Marzo de 2016.- En el marco del día internacional de la mujer, Portal Minero entrevistó a un grupo de mujeres ligadas a la minería que desde distintos frentes opinan sobre las posibilidades de acceso a la industria extractiva, los principales obstáculos que deben sortear y las tareas pendientes tanto a nivel público como privado, para posibilitar una mayor inclusión del género a un campo de trabajo que sigue siendo liderado por hombres. 

Actualmente la participación de la mujer en la industria minera alcanza un 7,5% según el último estudio de la “Fuerza Laboral de la Gran Minería Chilena” elaborado por el Consejo Minero en conjunto con Fundación Chile. Este porcentaje es menor en comparación con países como Australia donde la presencia femenina alcanzó un 19% de la dotación total en minería y en Canadá donde registran un 17% de participación.

Pero ¿cómo ha sido el ingreso de las mujeres a la industria extractiva?  Para algunas de ellas  paulatino,  mientras que el resto lo consideran significativo durante estos últimos años.

Graciela Bustamante, Jefe de Planificación estratégica en Antofagasta Minerals y socia activa de Women in Mining Chile, cree que  “con el tiempo el número de mujeres que trabaja en minería ha aumentado tímidamente a mi juicio, en 15 años la cifra ha crecido de un 3% a un 7%. Sin embargo, las mujeres han ido ocupando posiciones en áreas operativas, como por ejemplo operadoras de camión, mantenedoras, despachadoras mina. Cargos que antes era impensable que fueran ocupados por mujeres”.

Karina Bustos, ingeniera metalúrgica en ALS Group, lleva más de 10 años trabajando en el campo de la minería y considera que el ingreso de las mujeres a esta industria respecto de hace 15 o 20 años atrás es inmenso. “El gran empuje para que la mujer participase de la minería se dio antes de que yo entrara al campo laboral, lo cual además se condice con el hecho que yo nunca sentí alguna aprehensión cuando decidí entrar a trabajar a esta industria. Ahora, igualmente siento que la participación de la mujer es considerablemente menor comparada con la de los hombres, tanto en la cantidad de gente involucrada como en la relevancia de los cargos que ocupan”.

De acuerdo a los datos del estudio “Fuerza Laboral de la Gran Minería Chilena”, las mujeres de empresas mineras y proveedoras se desempeñan principalmente como Staff  donde tienen una participación del 58,9% y los perfiles con mayor representatividad son las profesionales, alcanzando 19,2% de mujeres con el cargo de geólogo.

Para Bernardita Fernández,  ‎gerente de asuntos corporativos de Minera Collahuasi cada día hay un mayor interés de parte de las compañías mineras por poder contar con un equipo femenino.

Por estos días en minera Collahuasi, están implementado un programa denominado “Incorporación de la Mujer a la Operación” que se suma al programa de “Aprendices Mujeres 2016” en conjunto con Corfo. “En nuestra compañía, ya había mujeres trabajando en diferentes áreas de trabajo, pero hoy se busca sumar mujeres en la operación, las que contribuirán a diversificar los equipos humanos, apuntando a mejorar productividad, clima laboral y seguridad” sostiene Fernández.

Respecto a las principales trabas que deben enfrentar las mujeres  a la hora de ingresar al mundo minero, las opiniones coinciden al mencionar como principal obstáculo: la “mentalidad masculina” y paradigmas como la maternidad.

Susana Zuñiga, ingeniera geógrafa de la universidad de Santiago, sostiene que los principales obstáculos de la mujer son a su juicio “la mentalidad del hombre chileno” y como complementar la familia versus los turnos.  En su apoyo, Graciela Bustamante opina que “los obstáculos los impone la sociedad principalmente, mucho paradigma y estreches de pensamiento dónde se sindica a la actividad minera incompatible con la mujer y la maternidad. Siempre uno escucha a los hombres decir que la minería es un trabajo duro, sacrificado. Pero no es más duro ni más sacrificado que el de una enfermera que hace turnos muy largos en un hospital, o una asesora del hogar que trabaja todo el día fuera de la casa. Las mujeres que trabajan en operaciones mineras en su mayoría son sostenedoras de sus hogares, la decisión de trabajar en faena es y ha sido de ellas, porque buscan el bienestar de sus familias, igual que los hombres que deciden ser mineros” agrega la ingeniero de AMSA.

Valeria MacNiven, de Tecno Fast, percibe que  “los obstáculos y tareas pendientes son las mismas que en otros segmentos productivos u otros de nuestro país”.

Para Karina Bustos de ALS Group, más que obstáculos para ingresar a la industria, se perciben dificultades para mantenerse o destacar. “Hoy en día muchas empresas y mineras tienen requisitos de paridad de géneros y cada día egresan más mujeres de carreras típicamente de hombres, por lo tanto las oportunidades de ingreso están. Pero una vez dentro, las dificultades tienen que ver con tener que trabajar en un ambiente abiertamente machista, como por ejemplo bajo el mando de jefes y supervisores anticuados, que no ven con buenos ojos que hayan mujeres trabajando en minería, y que por lo tanto dificultan tu ascenso laboral”.

Una mirada más optimista desde las empresas mandantes tiene Bernardita Fernández , de Collahuasi,  quien sostiene que ha ido cambiando la percepción de que la minería es un rubro exclusivo para hombres, y ya se está reconociendo que ambos tienen distintas potencialidades que aportar a la industria.

Fernández agrega que en línea con las políticas de incorporación de más mujeres a la industria, Minera Collahuasi tiene el programa “Aprendices Mujeres Collahuasi 2016”, que acaba de dar la bienvenida a 22 mujeres que se integrarán al área Mina. “La propuesta busca incorporar prácticas operacionales en equipos mixtos, que tengan como eje tener presente la seguridad, clima laboral y productividad en faena. Las seleccionadas tienen la oportunidad de acceder a un curso para aprender a operar equipos de alto tonelaje y con ello adquirir mayor conocimientos para ingresar al mundo laboral”.

Respecto al  segundo programa de minera Collahuasi:  “Incorporación de la Mujer a la Operación” , la gerente de Asuntos Corporativos agrega que “ha permitido la contratación de cuatro operadoras mina correspondientes a Heidy O’Shee, que operarán cargador, camión Cat y Komatsu 830. Ellas son Mabel Castro que manejará un Camión Komatsu 930; Mayra Triviño a cargo de motoniveladora y camión Komatsu 930 e Ivonne Herrera que operará palas P&H 4100 y Bucyrus 495, además de cargador, esta última operadora se destaca por ser la única mujer que maneja pala minera, una de las herramientas de mayor dimensión en las faenas de esta industria”.

La labor gubernamental 

Las mujeres representan el 3,2% de la Cadena de Valor Principal de empresas mineras y proveedoras. En tanto la dotación femenina se caracteriza por tener un nivel de profesionalización mayor que sus pares masculinos, siendo un 25% mayor en el estamento de supervisores.

Desde el Ministerio de Minería se han propuesto la meta de impulsar el aumento de la presencia femenina en la minería y llegar del 7.5%  a 10% de mujeres trabajando en este sector, al año 2018.
Para lo anterior, la Unidad de Género del Ministerio de Minería, espera concluir durante este año el “Estudio de Caracterización de la Mujer en Minería: Barreras y Desafíos”, el que permitirá hacer un diagnóstico de la situación actual e identificar las barreras que están incidiendo en que la cifra de participación de las mujeres no crezca.

El trabajo de Fundación Chile

El programa VetaMinera, de Innovum Fundación Chile, viene desde hace cuatro años apoyando la atracción de talentos y la capacitación de personas interesadas en pertenecer al mundo de la minería y ha puesto especial énfasis en ayudar a las mujeres a pavimentar su camino hacia esta industria. De hecho, 34 % de los egresados de los programas de formación de VetaMinera y más de 1.100 de los estudiantes, corresponden a mujeres.

“El programa cumple con abrir, conscientemente y con un foco, oportunidades para que las mujeres se incorporen a la formación orientada a minería. Lograr que más del 30% de los puestos para capacitaciones sean ocupados por mujeres, dice que hemos respondido a las necesidades del principio de la cadena. Pocas mujeres se están formando en estos temas y, por lo tanto, pocas van a tener oportunidades. Hemos logrado avanzar y esto se traduce en oportunidades importantes, en mostrar que existen espacios que se pueden abrir y que, de hecho, los hemos abierto”, explicó Víctor Illanes, director de VetaMinera.

 

Portal Minero