Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Viernes 11 de Octubre de 2013.- El Caso Cascada está al rojo, marcado por un desenlace que todavía resulta un misterio, particularmente en lo que se refiere al plan financiero de estas compañías.

Es que ayer fue un día de locos. Norte Grande y Oro Blanco -firmas que conforman la parte alta de la estructura piramidal con la que Julio Ponce controla el 30% de SQM- respondieron al requerimiento de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), respecto de las consideraciones y alternativas que se han tenido para sus aumentos de capital por US$92 mills. y US$120 mills., respectivamente.

Capitalizaciones cuya concreción aún resulta incierta, dado que hasta altas horas de ayer el regulador estuvo analizando los argumentos de dichas compañías, sin definirse -hasta el cierre de esta edición- con respecto al requerimiento que las AFP y Moneda le han planteado a la SVS, consistente en la suspensión de las juntas que esta mañana se celebrarían en el Hotel Kennedy y que, sólo con el voto favorable de Ponce, darían por aprobados ambos aumentos de capital, duramente cuestionados por los minoritarios.

Sin embargo, pese a la nebulosa que impera sobre estos procesos -que buscan prepagar un bono emitido por Oro Blanco en EEUU por US$100 mills.-, las sociedades de Ponce dieron algunas luces respecto de los pasos a seguir en caso de que éstos no prosperen, como "la venta de activos y/o refinanciamiento de pasivos".

Esto, en base a las recomendaciones hechas por el economista Erik Haindl, quien ya había sugerido la enajenación de US$200 mills. en acciones de SQM, por parte de Calichera.

Un paso que, sin embargo, no sería fácil, considerando la falta de liquidez que tienen hoy los títulos de la cascada y los efectos en sus precios que habría en caso de que tanto Norte Grande como Oro Blanco vendan títulos de sus filiales en grandes paquetes.

Según informó Oro Blanco, con el aumento de capital propuesto, "el prepago del bono tendría como consecuencia inmediata la liberación de acciones otorgadas en garantía, las que quedarían disponibles para garantizar los otros créditos de la sociedad, si la acción de SQM continúa bajando de valor", esto último en relación a los efectos que produjo en el papel el quiebre del cartel potásico BPC.


POCA INFORMACIÓN

Conocidas las respuestas de las sociedades de Ponce, la impresión del resto de los accionistas que no ven con buenos ojos estos procesos, fue negativa, particularmente porque ni Norte Grande ni Oro Blanco se pronunciaron en profundidad sobre su situación financiera.

Esto, considerando las preocupaciones que ha habido tanto en las AFP como en Moneda las últimas formulaciones de cargos y los resultados de la investigación hecha por la SVS en estas sociedades, lo que los ha hecho sospechar aún más sobre la real situación de sus estados financieros.

Con este antecedente, de efectuarse las juntas de hoy, se esperaría un nuevo round entre los accionistas de la cascada, esta vez marcado por las formulaciones de cargo de la SVS.

Pulso

Portal Minero