Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Cambios en normas, presión impositiva y alza de costos convirtieron al país en el más caro para la actividad.

Lunes 21 de Octubre de 2013.- Factores externos, pero principalmente factores vinculados con la situación doméstica, frenaron la actividad minera casi en su totalidad durante estos últimos años en Argentina. La caída del 40% de los precios internacionales de los commodities; el fuerte aumento de los costos locales por los altos niveles de inflación y la cada vez mayor presión impositiva, además del riesgo que significa invertir en el país, hicieron que de US$ 22.000 millones de inversiones que se anunciaron en 2011, actualmente casi el 98% de la actividad minera se encuentre paralizada. De hecho, Argentina se convirtió en el país más caro del mundo para pensar en esta actividad.

Solamente sobrevive en este desalentador panorama, la inversión en el proyecto binacional Pascua Lama, aunque también, en un escenario de complicaciones.

Los datos fueron proporcionados por empresarios del sector en un encuentro organizado por la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM) en Mar del Plata la semana pasada.

Cifras del sector?

Más de 50 referentes de los principales grupos mineros del país compartieron sus preocupaciones y escucharon la presentación que realizó Dante Sica, titular de la consultora abeceb.com, quien describió un oscuro panorama de la actividad y desarrolló la agenda de preocupaciones de las compañías, que se amplió tras el abandono de la brasileña Vale de su proyecto multimillonario en la localidad mendocina de Malargüe.

En su exposición, Sica mostró el peso de la industria minera en la economía argentina, que representa el 1% del PIB, que llegó a ?US$ 474.000 millones a diciembre de 2012.

En la última década, las exportaciones pasaron de ?US$ 464 millones a US$ 5.500 de 2013. El sector representa el 15% de los salarios que abonan provincias mineras como San Juan y Santa Cruz y es el quinto sector exportador del país.

Sica destacó que “el haber contado con un marco regulatorio y condiciones geológicas propicias le permitió a Argentina aprovechar parte del ciclo de inversión internacional de las últimas décadas” y agregó que “esto dio impulso al valor agregado minero que logró un salto con el ingreso de los grandes proyectos”.

También destacó que la minería aportó 8.400 millones de pesos (unos US$ 1.400 millones) a la Nación y a las provincias, 12 veces más de lo que recibió por promoción de la actividad, unos 693 millones de pesos (unos ?US$ 118 millones).

Pero por el ajuste en los niveles de precios, con mayor presión fiscal e incertidumbre en el marco regulatorio, Argentina pierde competitividad y los proyectos se retrasan, dijo Sica.

El consultor sostuvo que se implementaron cambios en el marco regulatorio que afectaron la estabilidad fiscal, como la obligatoriedad de liquidar divisas, por ejemplo. “La coyuntura internacional y factores locales propios afectaron el inicio de los proyectos”, sostuvo, aunque agregó que las condiciones naturales de la región siguen, y Argentina “aparece en el top ten de reservas mundiales en materiales estratégicos”.

Sin embargo, advirtió que lo que viene es complicado. “Hay importantes desafíos por superar”, como el sostenimiento de la demanda y la continuidad de los precios con nuevos pisos, pero con volatilidad.

En cuanto al país, advirtió que, a futuro, seguirá la tendencia a una mayor captación de la renta por parte del estado nacional y los gobiernos provinciales, amenazando la competitividad frente a la región. También cuestionó ciertos antagonismo de posiciones respecto a la actividad, en referencia a los cuestionamientos ambientales, y mencionó mayores restricciones a las importaciones y en el mercado cambiario, en un contexto de necesidad de inversiones en bienes de capital y destacó las restricciones al giro de utilidades y tributación antes de la generación de valor, refiriéndose al impuesto inmobiliario. 

DF

Portal Minero