Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Miércoles 22 de Enero de 2014.- La controversia marítima entre Perú y Chile no ha mermado en nada la confianza empresarial entre ambos países. Más aún, en 2013 se estima que el total de la inversión de las compañías peruanas en Chile habría superado los US$ 10.000 millones, un 42% más al compararse con los US$ 7.000 millones alcanzados en 2012, según estimaciones de la Cámara de Comercio Peruano Chilena.

"La relación que hemos construido con Perú es más fuerte que lo que pueda ocurrir con el fallo de La Haya, porque ambos países nos hemos comprometido a respetar lo que ocurra", ha señalado el ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

La presencia peruana en Chile es transversal, en sectores como la minería, la construcción, las finanzas, la pesca, entre otros, sin olvidar la gastronomía.

Para tener una idea del salto que han experimentado los negocios de empresas peruanas en Chile, un dato: en 2010, las inversiones peruanas en Chile alcanzaban los US$2.500 millones, según el Consejo Empresarial Peruano Chileno (Cepchi), instancia que se creó en el año 2004 para promover los negocios entre ambos países.

"Estoy sumamente tranquilo. En el empresariado tanto chileno como peruano la relación marcha muy bien, muy fluida y con grandes expectativas. La Haya no representa un mayor temor, sin embargo, en los días previos a los fallos siempre sale la efervescencia política, por decirlo de alguna manera. Simplemente creemos que es un tema pasajero, y de ahí para adelante se va a afianzar muy bien la relación entre ambos países para seguir trabajando en conjunto", señaló a PULSO el presidente del capítulo peruano del Consejo Empresarial Peruano Chileno, Juan Francisco Raffo.

Carlos Dettleff, vicepresidente Ejecutivo (s) del Comité de Inversiones Extranjeras de Chile, complementó: "El fallo no debería tener un efecto sobre las inversiones peruanas en Chile".

Y añadió: "Tanto nuestro gobierno como el peruano han dado señales claras en ese sentido, separando la decisión de la corte de la relación económica entre ambos países, por lo que no preveo que haya un efecto en las inversiones".

LOS PERUANOS

Uno de los hitos de esta verdadera nueva oleada de inversión peruana en Chile se dio en 2009 tras la compra de Cementos Melón en US$555 millones por parte del grupo Brescia. Luego el mismo holding adquirió Tricolor.

Hasta esa fecha, las incursiones de peruanos en el país fueron lideradas por el conglomerado Belmont, de propiedad de Eduardo Belmont Anderson, que ocupa el lugar 195 del ranking Forbes de 2013, con una fortuna estimada en US$6.100 millones. A Chile llegó en 1988, al área de la cosmética, cuidado personal, fragancias, tratamiento facial y corporal y maquillaje.

Suma y sigue: el grupo Romero -que participa en la propiedad del banco Bci, The Food Links y Terminal de Arica- sumó nuevas inversiones en Chile en 2012: IM Trust y Salmofood. 

Otros grandes conglomerados peruanos con presencia en Chile son Volcán -una de las primeras productoras de zinc y plata de Perú- que ingresó a la propiedad de Cementos Polpaico en 2011; la firma de productos de limpieza Intradevco es dueña de Klenzo desde 2006; Juan Rassmuss es socio de Invercap, y a fines de octubre del 2012 el grupo Graña y Montero realizó su segunda compra en Chile, al adquirir el 74% de Vial y Vives Ingeniería y Construcción, compañía enfocada al rubro minero.

Previamente, en enero del 2011, Graña y Montero había comprado Compañía Americana de Multiservicios Limitada, orientada a servicios del sector eléctrico, con sede en Chile y operaciones en otros países latinoamericanos como Brasil, Colombia y Perú.

"(El fallo) hay que tomarlo con calma porque ambos vamos a ganar; vamos a dar un paso importante en el proceso de paz y de integración porque queremos seguir trabajando, generando empleo, desarrollo, y oportunidades. Así lograremos que los jóvenes emprendedores sigan la ruta del desarrollo", dijo en agosto del año pasado el presidente de Perú, Ollanta Humala Tasso, durante una reunión con los miembros de las cámaras de Comercio de Lima (CCL) y Santiago (CCS).

En aquella oportunidad, el mandatario peruano recalcó que Perú y Chile necesitan "ir juntos de la mano" para superar con éxito los obstáculos que se presenten en el camino hacia el desarrollo de ambas naciones.

"Tenemos que ayudarnos, darnos la mano, porque pensar que uno puede llegar y el resto ir solos es un error. Tenemos que trabajar juntos para generar mercados y convertirnos en un espacio de oportunidades para las inversiones extranjeras", enfatizó.

LOS CHILENOS

Perú es el cuarto destino de la inversión directa de Chile en el exterior. Así, el país se ha transformado en un imán para las empresas chilenas, sólo detrás de Brasil, Argentina y Colombia.

A junio de 2013, el stock de inversión chilena directa materializada en Perú alcanzó los US$13.610 millones, o un 15,8% de lo invertido en el exterior, según las últimas estadísticas de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon).

Las principales empresas que han arribado a Perú tienen relación con el servicio, principalmente compañías de retail como Cencosud (que es el principal operador de supermercados de Perú), además de Ripley y Falabella, que lideran el negocio de las multitiendas en el vecino país.

Las empresas están aprovechando el bajo desarrollo del canal moderno. A nivel de capitales latinoamericanas, Santiago junto con Ciudad de México y Río de Janeiro son las ciudades en donde los supermercados lideran la penetración, dado que este formato representa el 80% de las ventas. A modo de contraste, Lima muestra una penetración de apenas un 30%. Este potencial se repite en otros negocios como los centros comerciales y las multitiendas

"Definitivamente la economía peruana y la economía chilena están creciendo ambas bastante bien. Perú está creciendo un poco más y tiene bastante más campo y oportunidades, especialmente centralizado en las provincias, y eso inmediatamente despierta el interés de los empresarios chilenos", destaca Juan Francisco Raffo.

Y remata: "Definitivamente, en Perú el crecimiento de la clase media fuera de Lima ha sido vertiginoso y de ahí el auge del comercio moderno, con centros comerciales, con desarrollo de cadenas, entre otros, lo que le ha dado una oportunidad a las grandes compañías chilenas".

Pulso

Portal Minero