Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Internacional

China dio a conocer sus planes para la construcción de una planta enorme de energía solar, un proyecto de 1.000 megavatios en la remota región de Xinjiang.

Viernes 03 de Enero de 2014.- En 2009, cuando China anunció la construcción de la planta de energía fotovoltaica más grande del mundo en el desierto de Mongolia, la empresa estadounidense First Solar fue elegida para realizar el proyecto de 2.000 megavatios. Esta vez, sin embargo, la compañía local Trina Solar se ha adjudicado el contrato.

Eso marca un cambio significativo en el mercado solar global, que se acelerará este año. En los dos últimos años, China ha emergido como uno de los mayores mercados para los paneles fotovoltaicos, además de ser centro de fabricación solar del mundo. En un esfuerzo por dejar de depender de la energía del carbón, que contamina sus ciudades, y como parte de las iniciativas mundiales para el desarrollo de nuevas tecnologías, el Gobierno anunció en 2013 ambiciosos objetivos de energía renovable, incluyendo la construcción de proyectos solares de 10.000 megavatios.

La estación de energía solar de 1.000 MW será construida en cuatro años, con una primera etapa de 300 MW que entrará en acción a finales de 2014. Esto representa el 12,5% de la capacidad de producción anual de la compañía Trina. Más importante aún, China se ha convertido en un centro de beneficios cada vez mayor para las empresas solares chinas.

Por supuesto, la construcción de plantas de energía solar gigantes en una región remota del desierto con una población de solo 570.000 personas no aliviará la contaminación del aire en la lejana Pekín. Pero la región es rica en sol y se ha convertido en un foco de producción de energía renovable en China. 

Diarioecologia.com/

Portal Minero