Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Jueves 23 de Enero de 2014.- Recapitulando sobre lo que fue el año que recién pasó, nos encontramos con muchos titulares de prensa que fueron acaparados por SQM. A comienzos de año, causó revuelo la licitación de los contratos CEOL de litio por parte del Estado, su adjudicación a SQM, y posterior anulación. Luego vino el quiebre del cartel ruso BCP, que llevó al desplome de los precios del potasio, y posterior a esto, las acciones legales llevadas a cabo por la SVS en contra de las sociedades cascadas controladoras de SQM. En definitiva, un año que a la compañía no le gustaría repetir.

Con un 2014 que promete mantener un mayor dinamismo que 2013 a nivel global, la pregunta que surge está relacionada con el futuro que le espera a la compañía. El anuncio esta semana del cierre del contrato entre China y Uralkali, el mayor productor de potasio del mundo y ex miembro del cartel BCP, a un precio de US$305/ton (en línea con las expectativas del mercado), había sido precedida del anuncio por parte de la misma compañía rusa, de aumentar el precio de la tonelada de potasio entre US$30 - US$40/ton en el mercado brasileño, que representa cerca del 70% de las ventas de potasio granular de SQM.

Estas medidas son claras señales de que el precio del potasio habría alcanzado un piso y las perspectivas para el vapuleado mineral deberían mejorar desde ahora. Además, estas noticias vienen a eliminar un flanco significativo de incertidumbre en la cual estaba inmersa la compañía, quedando solo por dilucidar en este ámbito una posible reunificación del cartel ruso BCP, que si bien han ido acercando posiciones, aún no se tiene certeza sobre su futuro. Desde ahora. y por lo menos hasta mediados de año, cuando se cierre el próximo contrato semestral con China, debiéramos ver un cambio de foco en el inversionista, despejadas ya las dudas sobre el potasio, la lupa debiese centrase en 2 ejes principales: yodo y gobierno corporativo. Sobre el primero, debiésemos ver en los próximos 3 años, un aumento explosivo en la oferta, con alrededor de 9.000 tons adicionales, para un mercado de 36.000 tons anuales que crece a 5%.

La capacidad adicional vendrá de productores nacionales, los cuales cuentan con importantes ventajas en costos, dada la calidad del recurso. Estos productores entre los que no se encuentra SQM, que tiene su proyecto de expansión en revisión, han ido superando distintos inconvenientes, para poder estar preparados para dar el salto en producción. La mencionada alza en la oferta llevaría los precios del yodo a niveles incluso por debajo de US$45/Kg, y pondría en jaque la estrategia de SQM  de priorizar precio por sobre volumen. Otro punto fundamental en el futuro de SQM, tiene relación con los temas de gobierno corporativo, derivado de las acciones legales llevadas a cabo por la SVS en contra de sus controladores. Esta situación no se acabará en el corto plazo y se mantendrá en la primera línea de prensa por un buen tiempo, debido a ello, la acción no logrará alcanzar su valor económico y se mantendrá con un importante descuento con respecto a este.

En definitiva, se va aclarando el panorama con respecto al potasio, pero quedan varios cabos sueltos por atar que podrían mantener presionada la acción durante el año en curso.

Pulso / Opinión

Portal Minero