Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

En la decisión de los inversionistas canadienses también pesarían los problemas ambientales que enfrenta el yacimiento, tema que ha sido motivo de conflicto con la comunidad de Tierra Amarilla.

Lunes 15 de Septiembre de 2014.- En julio, la venta de Candelaria estaba a pasos de concretarse, pero actualmente eso parece cada vez más difícil. La compra de la mina por parte de la canadiense Lundin Mining a Freeport-McMoRan se habría detenido por la incertidumbre que estaría generando la estructura tributaria en los inversionistas extranjeros. “Ni los compradores ni los vendedores saben a ciencia cierta cuántos impuestos tienen que pagar y eso ahora significa un problema”, dicen fuentes del sector, y agregan que aun así el tema tributario va más allá de la reforma propiamente tal.

Los problemas ambientales que han enfrentado los controladores principalmente con la localidad de Tierra Amarilla, también habrían influido en la caída de la compra, aunque no serían el motivo principal . Consultada Freeport-McMoRan y Lundin Mining por las razones, prefirieron no referirse al tema.

Candelaria es una mina de cobre a cielo abierto que está considerada como la más grande entre las medianas por su nivel de producción: unas 168 mil toneladas anuales, la mitad del volumen de Chuquicamata (339 mil toneladas), según datos de Cochilco. Freeport-McMoRan posee un 80% de la propiedad, mientras el porcentaje restante corresponde a Sumitomo Corporation. El yacimiento fue encontrado en 1987 y está en operación desde 1993.

Trabas ambientales

Tierra Amarilla es un pueblo de cerca de 12 mil habitantes ubicado en la provincia de Copiapó. La Municipalidad, liderada por Osvaldo Delgado, denunció a la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) las irregularidades que, según dice, ha cometido la minera afectando profundamente a las personas que viven en el lugar. El Alcalde pretende corregir esto justo cuando la minera se alista para iniciar una nueva etapa de explotación hacia 2030.

Autoridades señalan, eso sí, que los problemas se vienen arrastrando hace tiempo y que Freeport-McMoRan ha sido presionada constantemente por grupos de esta localidad, y sobre todo por el Delgado, quien —aseguran— estaría más que nada buscando recursos. Pero en Tierra Amarilla los habitantes advierten cuatro problemas, que afectan principalmente a la localidad que está rodeada por cuatro mineras: constantes temblores provocados por las tronaduras, socavones en el suelo, falta de agua y un inmenso cerro creado a partir de desechos minerales.

Esto último, acusan, sería responsabilidad exclusivamente de Candelaria, que comprende en su instalación una planta de trituración, un concentrador que trabaja alrededor de 75 mil toneladas métricas al día, y seis molinos. Sin embargo, este yacimiento fue el primero en el mundo en conseguir la certificación ISO 4.001 por su gestión ambiental.

El Mercurio

Portal Minero