Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

La administración de la petrolera estaría evaluando arrendar toda o parte de los volúmenes de regasificación que tendrá tras la ampliación de la planta.

Lunes 05 de Mayo de 2014.- Hace meses que la administración de la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP) viene madurando un nuevo modelo comercial que persigue un doble fin: aprovechar toda la capacidad que tiene en el terminal de GNL de Quintero y contribuir en su proceso de eficiencias, que en 2013 le significó ahorros por ?US$ 400 millones.

El plan de la petrolera contemplaría arrendar toda o parte de la capacidad de regasificación que le corresponderá en la planta de regasificación de gas natural licuado (GNL), una vez que finalice la ampliación de este recinto, donde comparte la propiedad con la española Enagás y Oman Oil, Endesa Chile y Metrogas.

La propia ENAP informó el año pasado que sus consumos propios de gas natural representan sólo el 40% de lo que reciben desde el terminal de Quintero, mientras que el 60% restante lo destinan a terceros, entre los que figuran generadoras eléctricas, distribuidoras residenciales y un número creciente de clientes industriales, entre los que figura Copec.

Sin embargo, con la planta ampliada la estatal tendrá una capacidad de regasificación que quedará ociosa y por la cual debe pagar a todo evento. En su memoria 2013 la estatal indica que dicho monto ronda los US$ 70 millones y le permite obtener el hidrocarburo (regasificado y como GNL para transportar en camiones).

A ello se suma otro monto fijo que corre por parte de ENAP y que también se menciona en la memoria 2013 de la firma. Éste tiene relación exclusivamente con el acceso a gas natural y se estableció en la modificación del contrato entre la petrolera y BG, donde a la par de acceder al suministro con nuevas condiciones comerciales, la petrolera aceptó una cláusula (take or pay) por un volumen diario en torno a los 2,3 millones de metros cúbicos (MMm3/d), lo que representa cerca de la mitad de la capacidad que tendrá cuando el terminal incremente su capacidad de 10 a 15 MMm3/d.

Pro y contras

La fórmula debe ser validada por el nuevo gerente general de la empresa, el ex ministro de Energía Marcelo Tokman, y antes de poder ser aplicada, debe ser discutiva y visada por el directorio, que hace un par de semanas terminó su renovación, tras la incorporación de dos integrantes (Jorge Bande y Fidel Miranda) designados por el nuevo gobierno. Ellos se sumaron al ministro de Energía, Máximo Pacheco, que preside la mesa, y al vicepresidente de Corfo, Eduardo Bitran.

Conocedores del tema dicen que esta fórmula fue presentada hace un par de meses al directorio, pero esta instancia decidió no pronunciarse para que fueran las autoridades del nuevo gobierno las que pudieran definir el tema.

Entre los pro del modelo de arriendo está que ENAP no sólo podría reducir un costo fijo, dado que hay eléctricas, como Colbún o AES Gener, que podrían interesarse en este modelo que les abriría las puertas del terminal, pero sin tener que firmar contratos de gas de largo plazo, sino que comprar el GNL en el mercado spot según la necesidad que tengan, en un esquema de flexibilidad y procesarlo en la planta.

Colbún, por ejemplo, ya utilizó el gas que tiene contratado con Metrogas para el período enero-abril. Ahora, sólo tiene asegurado con ENAP hasta junio el suministro para una unidad de la central Nehuenco.

Concretar una operación de este tipo, permitiría cumplir con la intención que ha manifestado el ministro Pacheco de poner en operación a la brevedad todas las centrales a gas natural, como una forma de reducir la presencia del diésel y la matriz y con ello bajar los precios de la energía. Sin embargo, hay quienes ven en este plan una complicación para los planes de convertir a ENAP en el mediano plazo en un vehículo de gestión energética.

DF

Portal Minero