Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

“No era una populista en el pasado y no lo soy ahora”, aseguró la Mandataria de cara a los debates tributario y educacional.

Martes 03 de Junio de 2014.- Michelle Bachelet, la Presidenta de Chile que volvió al poder, ha tratado de calmar los temores de los inversionistas en cuanto a que su ambicioso programa de reformas socave la fórmula detrás de más de dos décadas de robusto crecimiento.

“No era una populista en el pasado y no lo soy ahora”, dijo Bachelet, explicando que si bien planea cumplir sus promesas de campaña de reformar los sistemas de educación y tributario, lo hará de manera “razonable” y “gradual”.

“Nuestro modelo económico ha sido alabado”, dijo la ex pediatra, aludiendo al “milagro chileno”, pero advirtió que pese a ello el país tiene grandes retos en desigualdad. Y agregó: “Chile ha cambiado, no es el mismo que goberné antes. Las personas están más conscientes de sus derechos y son mucho más exigentes”.

Los observadores dicen que Bachelet ahora debe caminar sobre la delgada línea entre corregir las debilidades de un modelo económico que comenzó bajo la dictadura de Augusto Pinochet, sin caer en el juego de las demandas de un movimiento estudiantil radical que no representa a la mayoría.

“Estamos estudiando cómo podemos seguir haciendo las cosas buenas que hacíamos antes, mientras introducimos una serie de nuevos elementos que permitan a la economía seguir creciendo, pero que al mismo tiempo la sociedad se desarrolle de una manera más armoniosa”, dijo.

Resaltando la importancia de mantener un clima de negocios fuerte y reglas de juego claras para los inversionistas, Bachelet criticó el fracaso de gobiernos anteriores en reducir la dependencia del país en el cobre, que representa el 60% de los ingresos de exportación. Una exposición tan alta a un solo metal hace a Chile muy vulnerable a una reversión del auge de los commodities.

“Es por eso que es tan importante diversificar la economía”, dijo, rechazando las afirmaciones de que la economía de Chile se está enfriando debido a una caída de la inversión provocada por la incertidumbre sobre los planes de su gobierno. Afirmó que la desaceleración comenzó a principios de 2013, antes de que fuera candidata presidencial.

A otros les inquieta que Bachelet simplemente no logre cumplir sus promesas, agravando las frustraciones y allanando el camino para que un verdadero líder populista tome el poder.

“La mejor manera de evitar que surja el populismo es avanzar en la derrota de la desigualdad, decir la verdad, y cumplir las promesas”, sentenció.

LTOL

Portal Minero