Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Perú

Junto a la anunciada modernización de la refinería Talara, el gobierno avanza en sus planes para una infraestructura de gas natural.

Martes 03 de Junio de 2014.- Con el anuncio de un millonario contrato para la modernización de la refinería Talara, el gobierno peruano quiere retomar los esfuerzos para el desarrollo de un programa amplio de seguridad energética. La idea es lograr un incremento de la producción bruta del petróleo que posee el país, junto con la infraestructura necesaria para extender la disponibilidad y el uso del gas natural; lo que requería, entre otras cosas, definir el rol y la capacidad de inversión de la compañía petrolera del estado, Petroperú, la misma que maneja Talara.

Los planes del gobierno para la infraestructura de gas natural deberían comenzar a tomar forma el 30 de junio, con el anuncio de la oferta ganadora para la construcción de un gasoducto en el sur, por un monto de USD 4.000 millones. La cañería transportará gas desde los yacimientos de gas de Camisea y bloques vecinos en el altiplano sur, hacia la costa, para la producción de energía termoeléctrica y, posiblemente, petroquímica.

Los dos bloques de Camisea contienen aproximadamente 12,7 Billones de pies cúbicos en reservas, mientras que en los bloques vecinos, operados por la española Repsol y la petrolera estatal brasileña Petrobras, podría contener otros 9 billones de pies cúbicos. Por otro lado, una oferta por dos centrales termoeléctricas, con una capacidad de 500 MW cada una, que usarán gas del nuevo gasoducto, fue asignada en diciembre.

Este es el tercer proyecto de gasoductos de la administración del Presidente Humala. Dos propuestas previas colapsaron luego de que el gobierno cambiara de opinión respecto a la escala y el propósito de los ductos, además de retrasos administrativos en la preparación de las licitaciones.

DF

Portal Minero